Estoy junto a unos pilares del acueducto de Segovia